Moctezuma y su penacho centenario

moctezuma,2

–  Sonia Corona

Abandonó México hace 495 años y es poco probable que vuelva.  El penacho del Emperador azteca Moctezuma Xocoyotzin (1466-1520), decorado con plumas de quetzal e incrustaciones de oro, plata y cobre, no puede ser trasladado  -desde Austria hasta México-  al menos hasta que exista la tecnología adecuada para lograr, durante el largo viaje, un impacto cero de vibraciones en ese valioso objeto.  Así lo han dictaminado los investigadores de ambos países tras dos años de concienzudos estudios sobre el tema.

El citado penacho fue un regalo de bienvenida de Moctezuma al conquistador extremeño Hernán Cortés (1485-1547) a su llegada a México en 1519.

La polémica en torno a la pertenencia del preciado adorno se inició en 1991, cuando el Gobierno mexicano exigió al de Austria la devolución del penacho que había pertenecido a Moctezuma, y que se encontraba en el Museo de Etnología de Viena, sin obtener respuesta alguna.

En 2011 la diplomacia mexicana matizó su petición y ofreció un intercambio del atavío con la carroza dorada del Emperador Maximiliano I de México (1) que se exhibe en el Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec, en la capital del país.

Recientemente el documental Penacho de Moctezuma, plumaria del México antiguo, estrenado en la televisión pública de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desvela las investigaciones que confirman el frágil estado del adorno.

La ciencia ha desplazado a la diplomacia:  aunque México y Austria llegasen a un acuerdo no sería viable un traslado aéreo, marítimo o terrestre sin dañar al objeto.  Una de las expertas consultadas, María Olvido Moreno, Conservadora de la UNAM, afirma categóricamente que “las vibraciones provocarían que las barbas de las plumas se desprenderían de su cañón; también provocarían que el filo de los discos de oro al moverse cortaran las plumas”.

El penacho de Moctezuma ha marcado la historia del antiguo México.  Fue parte de una serie de objetos que el Emperador azteca ofreció a Hernán Cortés en 1519 a su llegada a Tenochtitlán (antiguo nombre de la ciudad de México).  Moctezuma fascinado por la apariencia de los españoles (a los que consideraba como semi dioses) entregó objetos de gran valor, entre ellos el codiciado penacho que Cortés envió a España como un regalo al Rey Carlos I (1500-1558), sucesor en 1516 del Rey Fernando el Católico.

No existe una versión fidedigna de como llegó el penacho de Moctezuma a Austria, pero ya figuraba en el inventario realizado en 1596 del Castillo de Ambras, perteneciente al Archiduque Fernando II del Tirol.

Con los años el cuidado del tocado ha sido extremo, pero no siempre fue así.  La Conservadora de la UNAM, María OIvido Moreno, señala que los análisis realizados han permitido identificar que, en una restauración realizada en 1878, se le añadieron pequeñas plumas en la parte inferior, reemplazándose algunas piezas metálicas de oro por otras de latón y se hizo un control de plagas a las plumas.  La técnica de restauración no fue la ideal, pero la investigadora mexicana reconoce su valor ya que “si no se hubiera hecho, hoy no tendríamos el penacho”, afirma.

El reciente estudio y restauración (2010-2012) del penacho de Moctezuma aportó información inédita sobre la pieza que, a pesar de su tamaño (1.20 metros de alto por 1.78 de largo / alrededor de 3 pies 11.25 pulgadas por 5 pies 10 pulgadas), tenía una estructura suficiente para colocarse sobre la cabeza de una persona.  El tocado conserva actualmente todas sus plumas azules, rojas y marrones (carmelitas), así como 1,544 piezas metálicas (85% de oro).  El conjunto de plumas ha sufrido el paso del tiempo, e incluso la rapiña de algunas de sus piezas metálicas. Sin embargo, los investigadores han detectado que su mayor debilidad está en la estructura: en las 27 varillas que sostienen la estructura existen 29 fracturas.

La conclusión del reciente análisis y la evaluación realizada es contundente:  el penacho de Moctezuma no tiene, por el momento, fecha de retorno a México.

____________________

(1) El Emperador Maximiliano (1832-1867) fue un personaje singular en la historia de México a finales del siglo XIX.  A Maximiliano de Austria, hermano del emperador Francisco José, le fue ofrecida en 1863 la corona, para sí y sus descendientes, al adoptarse en México como forma de gobierno la monarquía moderada y hereditaria, con un príncipe católico, bajo la fuerte presión ejercida por Napoléon III. Su reinado, bajo el título de Emperador de México, duró apenas cuatro años. Maximiliano fue fusilado en Querétaro el 19 de junio de 1867, y sus restos reposan en la Cripta Imperial de Viena (Kaisergruft).

(2)  Para más información sobre este tema, véase en Internet http://www.youtube.com/watch?v=sE0osIv78po

____________________

Robert T. Hill: Descripción geográfica de Cuba en 1898

hill 1898.1

–  José Manuel Santé

Resumir en pocas palabras la geografía y la geología de un país no es una tarea fácil, y se requiere amplios conocimientos en ambas materias para ofrecer una síntesis que sea de interés para los lectores.

Robert Thomas Hill (1858-1941) fue una figura importante en el desarrollo de la Geología en los Estados Unidos, donde realizó importantes estudios sobre el subsuelo de Texas. Entre los notables trabajos geológicos realizados en esa zona, descubrió y nombró la serie Comanche del Cretácico inferior (una división de la escala temporal geológica ubicada hace 105-120 millones de años).

Su labor de investigación se amplió a la región de las Antillas publicando a finales del siglo XIX  “Cuba and Porto Rico, with Other Islands of the West Indies:  Their Topography, Climate, Flora, Products, Industries, Cities, People and Political Conditions” (New York, Century, 1898, 430 páginas).  Al referirse a Cuba, realizó una detallada descripción de su geografía y geología que conserva todo su interés a pesar del tiempo transcurrido, y cuyo texto (1) reproducimos a continuación.

“Cuba, la mayor y más occidental de las cuatro Antillas mayores, es la más fértil y diversificada de las islas tropicales; su desarrollo económico ha justificado plenamente el título de Perla de las Antillas, aunque su Capital no pueda ya considerarse como “la llave del Nuevo Mundo” como reza en su escudo.

No posee sino una pequeña proporción de las áreas rocosas e incultivables que se encuentran en Nueva Inglaterra;  no se encuentran en ella extensiones de lava volcánica desnudas de vegetación como en la América Central, ni zonas áridas como las que ocupan tanta extensión en México, ni dilatadas regiones arenosas y estériles como las de la Florida y otros Estados meridionales de los Estados Unidos.  Su proporción de terrenos cenagosos es menor que el promedio de los Estados costeros del sur de Norteamérica.

La isla está cubierta de suelos valiosos, los cuales bajo constante humedad brindan en abundancia las formas de vegetación útil de los climas subtropicales.  La configuración y las formaciones geológicas son variadas;  hay igualmente variedad de recursos económicos, tanto agrícolas como minerales, convenientes a un litoral extenso con numerosas bahías que ofrecen excelente anclaje.”

(1)  Este texto en español aparece traducido del inglés en el libro “Geografía de Cuba” del Profesor Leví Marrero (1911-1995), Editorial Selecta, La Habana, 1957.

___________________