Centenario de la Academia De La Salle (1915-2015)

Acad.DLS.1

–  Alberto Sala Mestres

La Academia De La Salle se inauguró en La Habana el 3 de febrero de 1915, en un edificio ubicado en la calle Aguiar número 108 1/2 entre Teniente Rey y Amargura. Había transcurrido una década desde la llegada, en 1905, de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (De La Salle) a Cuba.

La joven República, que había alcanzado la independencia en 1902, comenzaba a desarrollar una industria y comercio nacionales que necesitaba de la participación de personas preparadas en esa faceta de la economía, y así la Academia De La Salle se especializó, desde sus inicios, en la formación de jóvenes con una calificada formación en temas comerciales, que se impartían en un segundo ciclo de cuatro años a continuación de la educación primaria.  La Comunidad estaba formada, en sus inicios, por seis Hermanos De La Salle y su primer Director fue el Hno. José Crisóstomo (Víctor Renaud fsc).

El creciente número de alumnos de la Academia determinó su traslado a un edificio de mayores dimensiones, denominado La Quinta Toca, situado en la Avenida de Carlos III (ver imagen supra), donde se inició el curso 1922-1923.  En esa época había 300 alumnos matriculados y su primer Director fue el Hno. Ángel Pedro (Emilio Juan B. Wick fsc.). Los jardines originales, en dos niveles, fueron cubiertos de cemento para utilizarlos como amplios patios en los alrededores del edificio principal, y entre las innovaciones se contaba con un eficiente comedor para los alumnos que permanecían entre el horario de la mañana y el de la tarde, y un servicio de autobuses escolares propio para el traslado de los alumnos desde sus respectivos domicilios, con diferentes rutas que recorrían la ciudad.

Una vez más, debido al aumento del número de alumnos y la necesaria modernización de los locales para responder a un sistema de enseñanza más actualizada, la Academia De La Salle se trasladó en el curso 1953-1954 a un nuevo edificio, construido siguiendo criterios de eficacia y amplitud, ubicado en la calle Bellavista entre Tulipán y Lombillo, (ver imagen en color supra), en un sector de la ciudad de reciente urbanización denominado Centro Cívico.  En la entrada principal se colocó la vieja verja, un artístico cerramiento de hierro forjado que se encontraba en la fachada del edificio anterior, y que permanece en su sitio, inalterable a pesar de los años transcurridos desde su fundición original.   El 20 de mayo de 1956, el Ayuntamiento de La Habana otorgó a la calle Panorama (paralela a la calle Bellavista) el nombre de San Juan Bautista De La Salle, que es la única calle dedicada en Cuba al Santo Fundador.

Esa última etapa de la Academia De La Salle fue la más fecunda en cuanto a iniciativas, proyectos y realizaciones en el ámbito de la educación.  Con horarios diferentes a las enseñanzas de educación primaria y el ciclo de cuatro años siguientes especializado en formación de técnicas comerciales, se estableció a partir de 1953 en los edificios de la Academia el Centro de Altos Estudios Comerciales (CAEC), de nivel superior y vocación investigadora, al que se añadió posteriormente la rama especializada del Instituto Superior de Estudios de Crédito (ISEC).

Ambas instituciones de educación superior fueron el antecedente de la Universidad Social Católica San Juan Bautista, que obtuvo su reconocimiento oficial como Universidad privada por el Ministerio de Educación el 13 de marzo de 1957, comenzando su actividad académica en el curso 1957-1958, siendo reconocida como primera Universidad De La Salle en América Latina por el Superior General Hno. Nicet Joseph en su visita a Cuba realizada en el otoño de 1958.

Durante varios años las aulas de la Academia De La Salle acogieron a dos generaciones diferentes de lasallistas: en horario diurno a los estudiantes de primaria y estudios comerciales; y en horario nocturno a los jóvenes universitarios.

El 1 de mayo de 1961 se nacionalizó la totalidad de la educación privada en Cuba, con inclusión de todos los Colegios y Universidad De La Salle.  En ese momento había 600 alumnos matriculados en la Academia De La Salle y la Comunidad estaba formada por 20 Hermanos.  Su último Director fue el Hno. Pablo (Enrique Pizarro fsc) que actualmente, con 96 años de edad, reside en México en el Internado Infantil Guadalupano, que atiende a niños y jóvenes en situación de alto riesgo social, del que fue nombrado Director en 1985 y donde ha permanecido 25 años, los últimos once como Hermano retirado.

El deterioro creciente de los edificios de la Academia De La Salle hace pensar que no podrán ser utilizados en el futuro.  No obstante, su céntrica ubicación delimitada por cuatro calles, y el amplio espacio edificable, deberían tenerse en cuenta para futuros proyectos educativos cuando las circunstancias lo permitan.

En el transcurso de su centenario (de los cuales 46 años activos en el período 1915-1961) ejercieron su magisterio en la Academia De La Salle un total de 96 Hermanos de las Escuelas Cristianas, junto a un numeroso grupo de profesores seglares.  Los antiguos alumnos les reiteran que  siempre serán fieles al credo aprendido.

____________________

Anuncios

8 pensamientos en “Centenario de la Academia De La Salle (1915-2015)

  1. Felicidades por el excelente escrito sobre el Centenario de la apertura de la Academia De La Salle. Tuve el privilegio de cursar mis estudios en ambos locales. El primer curso de Comercio con el Hno. Jaime en la Vieja Casona; y mi graduación en 1956 ya en Centro Cívico con el Hno. Enrique. Siempre recordaré con orgullo y cariño aquellos tiempos pasados.

    Segundo Fernández.

  2. Un fraternal saludo a todos los lectores desde San José de Costa Rica, en donde me encuentro desde el mes de enero. Al terminar mis seis meses en Jerusalén, me han pedido hacerme cargo de la Universidad De La Salle que tenemos aquí. Es la primera vez que, en 56 años, tengo mi Comunidad en mi país. Hasta ahora todo va muy bien.

    Al leer el último texto publicado en Cuadernos de Pozos Dulces sobre la Academia De La Salle, me acordé de que el Editor me había pedido un comentario sobre el artículo dedicado recientemente a la Basílica del Santo Sepulcro.

    Pude conocer personalmente a la persona de la llave que se cita en el texto. Después de leer Cuadernos no sé cuál de los dos… Pero los Hermanos De La Salle residentes en nuestro Colegio, que queda a tres minutos caminando del Santo Sepulcro, eran muy amigos de él. Una persona tranquila y muy amable. Todo lo que dice el artículo es verdad. Un musulmán para evitar problemas entre las distintas Iglesias cristianas… Y esto durante siglos. Un buen ejemplo de que, a pesar de todo lo que estamos viendo y viviendo, vivir en paz y tolerancia es posible.

    Álvaro Rodríguez Echeverría, fsc.

  3. Muy buen articulo, y como miembro de una familia de lasallistas, confirmo que los antiguos alumnos han sido fieles al credo aprendido. Por lo tanto, considero una influencia muy positiva en la Historia de Cuba la fundación de la Academia de La Salle.

    Mercedes G. Flórez.

  4. Permitidme una breve presentación. Soy el Hno. Juan A. Rivera, español (de Cádiz, conocida como “La Tacita de Plata”, y también como “La Pequeña Habana”), curiosa coincidencia, pero tremenda realidad.

    Desde hace cuatro años -éste será el quinto- vengo colaborando con los Hermanos De La Salle en La Habana y en Santiago de Cuba; y con las diócesis cubanas en varias tareas docentes. Amo profundamente al pueblo cubano, y le deseo todo lo mejor, que bien se lo merece.

    Ya hace tiempo que Alberto Sala Mestres me había invitado a dejar algún comentario. Se lo prometí y ahora lo hago, aunque no con la celeridad con la que acostumbro a cumplir lo prometido. Pero nunca es tarde si la dicha llega.

    Mi enhorabuena en grado sumo por este artículo tan interesante sobre la Academia De La Salle, donde se fundó la Primera Universidad Lasallista en América Latina. Este dato es clave en la historia del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas en este continente latino, y supongo que ya está incorporado en el Curriculum histórico de las respectivas universidades lasallistas actuales. Y si no lo está, que se incorpore cuanto antes. La verdad es la verdad, y la Historia es la Historia.

    Admiro a esos beneméritos Hermanos y a los Profesores Seglares pioneros en esa Universidad lasallista de La Habana (fundada en 1957). Y los admiro por muchos motivos: su competencia académica, su capacidad didáctica, su hondo sentido de las relaciones interpersonales con el alumnado, su saber estar en todo momento donde había que estar y cómo había que estar, su profunda espiritualidad, etc.

    Y como síntesis de todo esto, unas personas inmejorables. Habría que hacerles un homenaje del nivel que fuere, pero homenaje. Dios ya se lo ha hecho porque como dice la Escritura: “Los que enseñaren a muchos la justicia, brillaran como estrellas por toda la eternidad”.

    Tenemos que contar esta historia a nuestros hijos, nietos y bisnietos. Porque es una riqueza inmensa y todo un testimonio de entrega y generosidad sin límites. Debe servirnos a nosotros para continuar siendo agradecidos a Dios por haber sido lasallistas, y a pedirle que estas semillas que sembraron los Hermanos, junto a los Profesores seglares, en la Academia De La Salle y en la Universidad De La Salle en Cuba, sigan dando mucho fruto en el futuro. Que así sea.

    Con cariño de Hermano y de Amigo, saludo a todos los lectores de Cuadernos de Pozos Dulces con afecto.

    Hno. Juan Antonio Rivera.

  5. Como siempre, excelente artículo. Aunque no tuve el privilegio de conocer “la vieja casona” ubicada en la Avenida de Carlos III, por la forma en que hablaban de ella todos los que la conocieron, tuvo que ser un lugar muy especial para quienes tuvieron la suerte de estudiar allí.

    Manuel Iturriaga.

  6. Educar no consiste solamente en inculcar conocimientos, sino también en transmitir principios y valores que trasciendan la vida escolar y formen parte de la persona.

    No siempre se tiene éxito en esa labor de formación, pero una característica de la Academia De La Salle -desde su fundación en La Habana en 1915 hasta su clausura por las autoridades cubanas en 1961- fue la de aunar, en una educación íntegra, la capacidad profesional y el criterio religioso de sus alumnos.

    Los graduados lasallistas, con una técnica contable y financiera sólida, encontraron siempre un empleo digno logrando destacados puestos de responsabilidad en empresas cubanas y extranjeras. Muchos de ellos prosiguieron sus estudios en la Universidad y obtuvieron la Licenciatura y el Doctorado en Ciencias Comerciales, formando parte de una nueva clase profesional en el mundo de las finanzas.

    Las enseñanzas impartidas en la Academia De La Salle incluían, en sus cuatro años de Comercio, una ética o norma de conducta profesional que acompañó siempre a quienes fueron sus alumnos, y el ejemplo de sus mentores llevó a un gran número de esos ex alumnos a adoptar la máxima solidaria de que en la vida “creer es comprometerse”.

    Alberto Sala Mestres.

    .

  7. Muy interesante artículo. Desde luego, yo estoy familiarizado con la historia de la Academia De La Salle, pero siempre se aprecia cualquier material que nos haga recordar la institución que nos formó, desde que eramos muy jóvenes, y que dejó en todos nosotros un sentimiento de cariño y nostalgia que nunca realmente se olvida.

    Jesús Flórez Brú.

  8. Felicitaciones por este hermoso artículo que me ha traído muchos recuerdos de la vieja casona de la Academia De La Salle en la Avenida de Carlos III. La casita donde daba clases de Primer Grado el Hermano Juan, la vieja ceiba en una esquina del patio, las tómbolas fabulosas que se organizaban, los juegos de “la bandera”, las filas que hacíamos a la entrada y salida de clases… Que días tan bellos pasamos en aquella vieja casona. Esos recuerdos mantienen la llama viva y el calor lasallista.

    Fidel Espinosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s