Academia de Ciencias Económicas y Sociales Conde de Pozos Dulces (1955-2019)

La Academia de Ciencias Económicas y Sociales Conde de Pozos Dulces se fundó en el año 1955 en la habanera Academia De La Salle. Formaron parte de ella determinados alumnos de los últimos cursos de enseñanza secundaria, elegidos por el claustro de profesores en razón de su rendimiento académico y la participación activa en la vida escolar.

El 1 de mayo de 1961, la decisión de las autoridades estatales cubanas de suprimir toda clase de educación privada o religiosa, supuso el cierre de las instituciones docentes de los Hermanos De La Salle en Cuba, que en ese momento contaban con más de seis mil alumnos matriculados en la enseñanza primaria y secundaria en nueve Colegios, así como en la Universidad De La Salle (La Habana, 1957).

En 1994 algunos académicos, con  el apoyo del Dr. Normán González Ferreira y el Dr. José María Granda, plantearon la posibilidad de reagrupar a aquellos jóvenes que en las aulas lasallistas habían formado parte, en el período 1955-1961, de la Academia de Ciencias Económicas y Sociales Conde de Pozos Dulces, y se comenzó a editar la publicación Cuadernos de Pozos Dulces.  La entusiasta acogida de Cuadernos por sus lectores fue decisiva para la continuidad de la institución académica, y en el período 1994-2012 se publicaron 32 números con un total de 231 artículos de 102 autores diferentes.

En junio de 2012 se inició la edición digital de Cuadernos de Pozos Dulces en Internet en el blog http://www.pozosdulces.wordpress.com que concluyó en diciembre de 2019, con 178 artículos de 112 autores diferentes y 35,278 visitas / lectores.  Las personas interesadas pueden seguir viendo este blog en Internet donde figuran todos los artículos que se han publicado.  En las redes sociales su número de “amigos” en Facebook, en la fecha del cierre, llegó a alcanzar los 5,000.  Cuadernos de Pozos Dulces ha sido considerada como la publicación lasallista más destacada en su género en la región de las Antillas en los últimos veinticinco años.

Volviendo a los inicios, una vez restablecida la comunicación entre los académicos, se realizó en la ciudad de Miami un primer Encuentro Internacional en el año 1996, ocasión en la que en un solemne y sencillo acto se les impuso nuevamente a los académicos la medalla acreditativa de su condición. La medalla original realizada en 1955 en los talleres del diseñador Ignacio Herrera en La Habana, mide 1.5 pulgadas (3,8 centímetros de diámetro), y la corona el nombre De La Salle. La leyenda Labor improbus omnia vincit (El trabajo tenaz todo lo alcanza) figura en el anverso, y el reverso es una superficie lisa que carece de inscripción o dibujo. Realizada en bronce con un fino baño de oro de 18 quilates, se coloca sobre el pecho mediante una cinta de color azul. De una de las medallas originales se realizó en España un molde en caucho de fundición en los talleres del orfebre madrileño Julián Rey, quien ha confeccionado las medallas actuales.  En las sesiones académicas celebradas en 1998, 2002, 2006, 2008 y 2010 se amplió el número de académicos. 

La necesidad de disponer de una normativa que ordenara y rigiera las actividades de la Academia de Ciencias Económicas y Sociales Conde de Pozos Dulces en su nueva etapa, condujo al establecimiento de unas Bases, aprobadas el 15 de marzo de 1998, que fueron actualizadas el 15 de mayo de 2007 y el 25 de julio de 2011 respectivamente.  En las Bases se menciona la inspiración lasallista que caracteriza a la Academia, reafirmándose la primacía de la fe, la esperanza y la caridad cristianas. Las Bases establecen la figura del Consejo Rector como órgano colegiado de decisión y gestión, en donde figura un académico elegido por cada promoción. En las citadas Bases se indica que el Consejo Rector lo preside una persona designada al efecto por la autoridad competente del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas en el Distrito de las Antillas (actualmente Distrito Antillas México Sur).

El Visitador del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas adoptó, el 21 de julio de 1999, la decisión de aceptar a la Academia de Ciencias Económicas y Sociales Conde de Pozos Dulces como una comunidad cultural miembro de la familia lasallista, que nace y crece en torno al Distrito de las Antillas (actualmente Antillas México Sur). Esta distinción compromete a los académicos a servir con fidelidad a la familia De La Salle.

Entre las actividades desarrolladas han figurado el Encuentro Internacional 1998 convocado en Miami donde tuvo lugar la exposición y desarrollo del tema Cuba ante el próximo milenio en tres charlas coloquio diferenciadas; cuatro años después, el Encuentro Internacional 2002 desarrolló en la misma ciudad el tema El ser antillano; y en 2006 se abordó El legado histórico de la diáspora cubana en los Estados Unidos, con el apoyo de la Cuban Heritage Collection de la Universidad de Miami, concluyendo la programación en 2008 con una conferencia magistral del Arquitecto Nicolás Quintana con una síntesis de las Ideas y proyectos para la reconstrucción del patrimonio arquitectónico cubano. Posteriormente, en 2010 y 2012, se celebraron nuevas reuniones en la Casa Bacardí, Coral Gables, Fl.

Hay que señalar que, en julio de 2005, en el transcurso de los actos conmemorativos del centenario de la llegada de los Hermanos De La Salle a Cuba en 1905, el Hno. Álvaro Rodríguez Echeverría, Superior General del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, expresó su confianza en la labor que realiza la Academia de Ciencias Económicas y Sociales Conde de Pozos, que ha cumplido actualmente 64 años de existencia desde su fundación, siendo la única institución cultural fundada en las aulas De La Salle en Cuba que ha permanecido todo ese tiempo en activo. 

El Consejo Rector, en la última reunión celebrada el 31 de mayo de 2019, acordó de acuerdo con la normativa vigente, disolver la citada institución cultural y estableció que su publicación Cuadernos de Pozos Dulces concluyera la trayectoria editorial publicando su último artículo en diciembre de 2019.  A su vez, la página de Cuadernos en Facebook y la cuenta de Twitter @pozosdulces se cerrarán en enero de 2020.

En la fecha de disolución de la Academia de Ciencias Económicas y Sociales Conde de Pozos Dulces contaba con 71 académicos, de los cuales 52 residen en los Estados Unidos, 10 en Cuba, 5 en España, 2 en Puerto Rico, 1 en la República Dominicana y 1 en Suiza.

____________________

El último viaje

  Gastón Baquero

Uno de los mayores beneficios de la vejez es la serenidad con que recibimos la noticia del fallecimiento de un ser querido.

A partir de cierta edad se tiene inevitablemente la sensación de estar de paso, de hallarnos a punto de seguir viaje en cualquier momento.  Al saber que uno de los compañeros de excursión, ¡uno más!, ha reemprendido el peregrinaje, dejándonos por un rato más en la prolongada visita iniciada con el nacimiento, sentimos, sí, pena por la ausencia (la pasajera ausencia), pero comprendemos que teníamos olvidada nuestra condición principal:  la de ser fugaces viajeros por un largo camino.

No hubo ni hay religión que desatienda pagar los gastos de los suyos que emprenden el viaje.  Una moneda entre los labios, una carta dirigida a Dios, recomendándole la persona y suplicándole una amable acogida, unas oraciones por su alma, un amuleto para entregarlo al guía acompañante, un rito, alguna ceremonia que se juzga auspiciosa, son en verdad el equipaje apropiado para el viajero.  Al moribundo el sacerdote le lleva el viático, los romanos ponían sobre el corazón una rama de ruda (1).

Para que el cuerpo vaya limpio está el baño funeral que no falta en ninguna religión.  Para que no padezca hambre en el más allá, los deudos y los amigos comen y beben antes del entierro; y los sabios chinos ponen comida sobre las tumbas.  Eso para lo material, lo del cuerpo.  Para purificar y limpiar hasta la raíz el alma, tienen prescritas las religiones normas y costumbres que varían con las épocas y las civilizaciones, pero giran todas alrededor de la misma idea:  hay que sacudirse el polvo interior que se nos deposita durante nuestra visita a la tierra.

Los santos óleos de la extremaunción, y la confesión y comunión antes de partir, no tienen otro sentido.  La confesión limpia el cuerpo y la comunión limpia el alma.  Comulgar es lavarse el alma con la sangre de Dios.  Queda así el viajero puesto en camino con todas sus deudas pagadas.  Al estar limpio por dentro y por fuera se le llama en religión “tener la maleta hecha”.

Recuerdo cuando en el campo nos llevaban a niños y mayores cerca de quien moría para decirle la oración llamada El camino recto (2).  Siempre la conciencia del morir entendido como un viaje.  “No murió, partió primero” es fórmula perfecta de la antigüedad.  La barca en el río, el vuelo hacia el cielo, la vuelta a la Casa del Padre, el adiós, ligándose siempre la imagen del morir con la de partir de viaje.  Egipcios y aztecas lo sabían muy bien, y los viejos tártaros enterraban a sus héroes con el caballo, para que siguiera jineteando por las llanuras del cielo.

Los griegos, a quienes no agradaba la idea de la muerte como destrucción y aniquilamiento, tenían un puñado de metáforas para no emplear jamás la palabra vitanda.  Todo lo que decían era aplicable a un viaje.  “Ahora está en otra estrella”, era uno de los modos maravillosos que empleaban para dar la noticia tremenda.  En inglés “he is gone” cumple también el papel de metáfora de la muerte.  Y las poesías más antiguas de la humanidad, en Occidente, como en Oriente, en las civilizaciones precolombinas de América, como en las arcaicas asiáticas, quieren inculcarle al hombre la noción de lo fugaz de la visita a este planeta.

Aquí estamos de paso y muy de paso, en visita breve.  Nos quedan muchos mundos por recorrer.  Darnos compañía unos a otros nos libra de sentir el pavor del vacío que media entre la tierra y los cielos.

(1) La ruda es un arbusto perenne de la familia de las rutáceas oriundo del Mediterráneo, de hojas muy divididas y flores amarillas, que se utiliza con fines medicinales con el peligro de que su toxicidad es extrema en dosis elevadas.

(2)  San Antonio María Claret (1807-1870), Camino recto y seguro para llegar al cielo, Devocionario, primera edición, Palma de Mallorca 1845, Imprenta Esteban Trías, 530 págs.  Desde esa fecha se han publicado 185 ediciones en castellano.

Nota:  El escritor, poeta y periodista cubano Gastón Baquero [1914-1997] (véase imagen supra en la ultima etapa de su vida) residió desde 1959 en Madrid donde colaboró en el Instituto de Cultura Hispánica y en la emisora Radio Exterior de España, publicando numerosos artículos en diferentes periódicos del país.  En la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (Santander) ejerció como Profesor de Historia y Literatura de América Latina.  Tras su fallecimiento, el Ayuntamiento de Madrid colocó una placa en la fachada del edificio donde había vivido (véase imagen supra).  La Residencia de Mayores de la Comunidad de Madrid en la localidad de Alcobendas, donde residió en sus últimos años, lleva actualmente su nombre.  Una parte de su biblioteca, así como documentos, correspondencia y manuscritos se encuentran depositados en la Cuban Heritage Collection de la Universidad de Miami (Reference code 5033).

___________________