Meadows Museum (Dallas), el “pequeño Prado de Texas”

museo 1

–  Natividad Pulido

Al igual que ocurre con la Hispanic Society of America (1) , en plena Quinta Avenida de Nueva York -fundada en 1904 por Archer Milton Huntington (1870-1955)- el Meadows Museum de Dallas también apuesta fuerte por difundir la cultura española en los Estados Unidos.

En este caso se debe a la pasión por España del filántropo y magnate petrolífero Algur H. Meadows (1899-1978) quien, debido a sus negocios, pasó mucho tiempo en el país en la década de 1950.  De hecho, un par de meses al año residía en el Hotel Ritz de Madrid con su esposa Virginia.  El hotel está situado junto al Museo del Prado, lugar por el que Meadows sentía total devoción y visitaba con asiduidad.

Ello le llevó a atesorar una importante colección de arte español que, en 1962, donó a través de la Fundación Meadows a la Southern Methodist University (SMU) de Dallas para que creara un Museo, inaugurado el 3 de abril de 1965.

Al Meadows Museum se le conoce como “el pequeño Prado de Texas” debido a la excepcional calidad de sus fondos.  Pero, desde su creación, el empresario tenía claro que el Museo debía tener una activa política de adquisiciones.  Y así ha sido desde entonces.

Explicaba recientemente el Director del Museo, Mark A. Roglán, que la Fundación Meadows ha dado un apoyo importantísimo al Museo con la aportación de elevados fondos económicos. La donación, en 1998, de 20 millones de dólares permitió la construcción en el campus universitario de un nuevo edificio que alberga actualmente la pinacoteca.  Con 6,000 metros cuadrados de superficie (19,685 pies), este bello edificio de ladrillo rojo y estilo georgiano (véase imagen supra) es cuatro veces mayor que la antigua sede y está dotado con la más moderna equipación museística. En la actualidad recibe 60,000 visitantes anuales.  Un cuadro muy admirado es uno de los tres retratos que hizo Francisco de Goya de su nieto Mariano, realizado en 1827, un año antes del fallecimiento del pintor (ver imagen supra), así como la bellísima Sibila con tábula rasa de Diego Velázquez.

El catálogo del Museo abarca dos centenares de lienzos, entre ellos verdaderos tesoros. Pueden verse obras de Yáñez de la Almedina, Luis de Morales, Claudio Coello, Francisco de Zurbarán, Bartolomé Esteban Murillo, Juan de Valdés Leal, Juan de Arellano, Mariano Salvador Maella, Vicente López, El Greco, José de Ribera, Joaquín Sorolla. Mariano Fortuny, Ignacio Zuloaga, Joan Miró, Pablo Picasso y Antoni Tàpies, junto a otras valiosas obras de arte.

Con motivo del cincuentenario de su fundación, el Meadows Museum (2) exhibe -hasta el 1 de marzo de 2015- la primera edición completa de los grabados de Goya:  “Los Caprichos, “Los Desastres de la Guerra”, “La Tauromaquia” y “Los Disparates”.

Una de las mejores colecciones privadas de España, la de la Casa de Alba (3), sale por primera vez del país para ser expuesta en el Meadows Museum del 4 de septiembre de 2015 al 3 de enero de 2016.  Podrán verse en esta ocasión un centenar de piezas (cuadros de Velázquez, Goya, Rembrant y otros autores, así como diversos objetos y relevantes documentos históricos).

Así, el  Director del Museo afirma, con razón, que “el Meadows Museum es uno de los grandes promotores del arte español en los Estados Unidos”.

(1)  Véase  http://www.hispanicsociety.org

(2)  Véase  http://www.meadowsmuseumdallas.org

(3)  Véase  http://fundacioncasadealba.com

Anuncios

Robert T. Hill: Descripción geográfica de Cuba en 1898

hill 1898.1

–  José Manuel Santé

Resumir en pocas palabras la geografía y la geología de un país no es una tarea fácil, y se requiere amplios conocimientos en ambas materias para ofrecer una síntesis que sea de interés para los lectores.

Robert Thomas Hill (1858-1941) fue una figura importante en el desarrollo de la Geología en los Estados Unidos, donde realizó importantes estudios sobre el subsuelo de Texas. Entre los notables trabajos geológicos realizados en esa zona, descubrió y nombró la serie Comanche del Cretácico inferior (una división de la escala temporal geológica ubicada hace 105-120 millones de años).

Su labor de investigación se amplió a la región de las Antillas publicando a finales del siglo XIX  “Cuba and Porto Rico, with Other Islands of the West Indies:  Their Topography, Climate, Flora, Products, Industries, Cities, People and Political Conditions” (New York, Century, 1898, 430 páginas).  Al referirse a Cuba, realizó una detallada descripción de su geografía y geología que conserva todo su interés a pesar del tiempo transcurrido, y cuyo texto (1) reproducimos a continuación.

“Cuba, la mayor y más occidental de las cuatro Antillas mayores, es la más fértil y diversificada de las islas tropicales; su desarrollo económico ha justificado plenamente el título de Perla de las Antillas, aunque su Capital no pueda ya considerarse como “la llave del Nuevo Mundo” como reza en su escudo.

No posee sino una pequeña proporción de las áreas rocosas e incultivables que se encuentran en Nueva Inglaterra;  no se encuentran en ella extensiones de lava volcánica desnudas de vegetación como en la América Central, ni zonas áridas como las que ocupan tanta extensión en México, ni dilatadas regiones arenosas y estériles como las de la Florida y otros Estados meridionales de los Estados Unidos.  Su proporción de terrenos cenagosos es menor que el promedio de los Estados costeros del sur de Norteamérica.

La isla está cubierta de suelos valiosos, los cuales bajo constante humedad brindan en abundancia las formas de vegetación útil de los climas subtropicales.  La configuración y las formaciones geológicas son variadas;  hay igualmente variedad de recursos económicos, tanto agrícolas como minerales, convenientes a un litoral extenso con numerosas bahías que ofrecen excelente anclaje.”

(1)  Este texto en español aparece traducido del inglés en el libro “Geografía de Cuba” del Profesor Leví Marrero (1911-1995), Editorial Selecta, La Habana, 1957.

___________________